Soldado mata a compañero tras discusión en Teorama

A sus 28 años de vida, Castellanos Rodríguez fue baleado por un compañero durante una operación en Teorama.

(Caracas) “Lo mío no es un trabajo, es vocación de servir a la patria”, cita parte del mensaje que Saulo Esleth Castellanos Rodríguez dejó en su foto de perfil de la red social Facebook.

Aunque murió con su uniforme y mientras patrullaba como miembro del equipo de la Fuerza de Tarea Vulcano, el cabo segundo no perdió la vida como consecuencia de la una emboscada de grupos guerrilleros o paramilitares ni como víctima de una explosión. A él, según informó el Ejército nacional, lo asesinó uno de sus compañeros después de una discusión.

Al parecer, los disparos que hirieron de muerte a Castellanos, que se desempeñaba como jefe de escuadra mientras hacían una operación en Teorama (Norte de Santander), salieron del arma del soldado profesional Carlos Antonio Pérez Cadavid.

“Los hechos son materia de investigación, se están adelantando las investigaciones penales y disciplinarias correspondientes. Hasta el momento se tiene conocimiento de que se presentó una discusión y el soldado toma la decisión de dispararle al subofical”, señaló el general Hugo Alejandro López Barreto, comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano en Norte de Santander.

El sindicado del homicidio, que de acuerdo con el comunicado oficial se presentó en horas de la tarde del sábado pasado, fue puesto a disposición de la autoridad competente con el fin de esclarecer lo sucedido.

“Este comando en su compromiso con Colombia, una vez se hayan realizado las investigaciones, dará a conocer sus resultados y los acatará irrestrictamente”, específica el documento oficial.

Lamentando la situación, el general Barreto explicó que cosas como estas no deberían presentarse y que si bien es cierto se dieron en el marco de las operaciones, no tienen nada que ver con el desarrollo de una acción militar.

De acuerdo con el comandante de la Fuerza de tarea Vulcano, en el interior del Ejército nacional se viene trabajando para evitar este tipo de hechos y para ello se tiene además un reglamento de régimen disciplinario. “Estas cosas normalmente no pasan y cuando pasan hay que hacer los correctivos necesarios”, agregó.

Frente al historial de Castellanos y Pérez, lo más trágico es que ninguno de los dos presentaba problemas de indisciplina.

Castellanos, con 28 años de vida y siete de servicio, venía haciendo un trabajo muy juicioso, siendo comandante de escuadra, señaló el general.

Los restos mortales de la víctima, que ayer llegaron a Medicina Legal en Cúcuta, tienen como destino final la ciudad de Girardot, su lugar de nacimiento, donde reside su familia: padres y hermanos.

Por su parte, Pérez, que ahora afrontará un proceso legal, era un soldado con 5 años de experiencia que venía laborando normalmente en su patrulla. (Laopinion.com.co)