Eduardo Fernández: Maduro no cree en el diálogo

Crear un gran frente con representación de todos los sectores de la sociedad civil para orientar el país, que vaya más allá de los partidos políticos, planteó ayer, en Barquisimeto, el Dr. Eduardo Fernández, presidente del Instituto de Formación de la Democracia Cristiana (IFDEC).

De igual modo es partidiario de un diálogo siempre y cuando en la mesa sean puestos los problemas que afectan a la población venezolana.

En rueda de prensa dijo que, desde hace veinte años no ha habido diálogo en Venezuela y dejó de haberlo porque el Gobierno del Presidente Chávez no creía sino en la imposición. Nicolás Maduro tampoco, En este orden de ideas dijo que tampoco creían en el diálogo el general Augusto Pinochet, ni los comunistas en la Unión Soviética, ni los de apartheid en África del Sur.El diálogo es aconsejable en todos los países. En Chile los líderes de la oposición conversaron con la feroz dictadura encabezada por el general Augusto Pinochet, y lograron crear condiciones para salir de ella. En África del Sur, Nelson Mandela, preso durante 27 años por un régimen abominable del apartheid que maltrataba y eliminaba a los negros, salió de la cárcel a dialogar con sus carceleros para lograr la transformación de su país en una democracia. Y en Polonia, Lech Walesa dialogó con el jefe comunista Jaruselski y se logró el paso hacia la democracia. Lo que tenemos que obtener es un diálogo serio para resolver los problemas apremiantes de la gente: comida, medicinas, alto costo de la vida. Esos son los grandes temas que yo diría que en una mesa de diálogo debieran ponerse por delante. Y los líderes de la oposición debieran decirle al Gobierno: señores, ¿es que ustedes no está enterados de cuánta hambre está pasando el pueblo venezolano? ¿No se dan cuenta de las familias que tienen enfermos y no consiguen medicinas para atender la salud de sus familiares? El Gobierno no cumple con el deber de asegurar la integridad de la vida de las personas y de la seguridad de los bienes. El diálogo no puede ser un espectáculo mediático, sino una cosa seria y constructiva.

Cuando se le comentó que los dirigentes anunciados para el diálogo son cuestionados por no haber sido nombrados en consulta y la decadencia de la Mesa de la Unidad, el ex parlamentario replicó:

-El país necesita que gente seria asuma la responsabilidad de orientar al país. Se requiere formar un gran consenso nacional, porque los problemas son demasiados graves. Esta no es una hora para soluciones partidistas, ni para satisfacer vanidades personales, sino la de pensar en Venezuela y en el sufrimiento de los venezolanos. Deben ser personas, lo más representativa posible y con capacidad de tomar las decisiones.

En este sentido cuestionó a la oposición por no haberse abierto a la sociedad civil y actuar solamente con organizaciones partidistas.

Importante es organizar un gran frente por el rescate de Venezuela, en donde participen los empresarios, trabajadores, sindicalistas, universidades, gremios de profesionales, la Iglesia Católica (que representa a la mayoría) y otras iglesias, así como las regiones, donde hay gente con quien hay que consultar las soluciones del país. Tiene que ser una organización que va más allá de los partidos.