UNETE respalda sentencia emanada del TSJ sobre canal humanitario para Venezuela

ELINFORMADOR.COM.VE.- Un grupo de abogados respaldados por la Federación Interamericana de Abogados solicitaron ante el TSJ legítimo, en Washington – Estados Unidos, la apertura de un canal humanitario para Venezuela.

La solicitud fue hecha a las autoridades internacionales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Organización de Estados Americanos (OEA), Organización Mundial de la Salud (OMS), Cruz Roja Internacional, Parlamento Europeo, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, MERCOSUR, UNASUR y al grupo de Cancilleres que firman la declaración de Lima.

El exhorto obedeció al escenario venezolano que ha sido denunciado desde diversas instancias nacionales e internacionales.

En el documento presentado por los juristas se lee textualmente que, “acudimos a esta máxima autoridad del Poder Judicial venezolano para solicitar formalmente, se sirva de emitir medida cautelar innominada de protección constitucional para restablecer, garantizar y proteger el derecho a la salud, la alimentación y la vida, mediante la orden de apertura de un canal de ayuda humanitaria para Venezuela”.

Voceros de la Central Sindical UNETE se sumaron a la solicitud hecha ante la máxima autoridad del Poder Judicial venezolano, el recién juramentado Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que ejerce desde el exilio.

Para Ana Yánez, miembro de la coordinación nacional de la Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela (ÚNETE), y dirigente sindical del sector financiero, esa solicitud se hace urgente porque se le están negando a los venezolanos el acceso a los medicamentos, y cumplir con la ingesta diaria de tres comidas.

“La inflación que viven los venezolanos no les permite cumplir con sus necesidades básicas, y ya son más de 3 millones de venezolanos que comen de la basura”, explicó.

Por su parte, según cifras del presidente de la Federación Médica Venezolana presentadas este año, en el país existe cerca de un 97% de carencia de material médico quirúrgico.

Hoy, el país enfrenta enfermedades que fueron erradicadas hace décadas, pero que dado al escenario que atraviesa la nación están en boga, como son la malaria y la difteria, entre otras.

Para el movimiento sindical los trabajadores están condenados a vivir en una situación que va en detrimento de su calidad de vida, la cual también afecta su sustento diario, y a las personas que de ellos dependen.

La dirigente sindical concluyó que “se vienen días más complejos para las familias venezolanas, y se requiere que se tomen los correctivos urgentes para iniciar el canal humanitario a favor de millones de venezolanos, y el cambio político que el país necesita”.