Cómo guardar los alimentos en la nevera de forma correcta

Comer bien no solo es cuestión de elegir adecuadamente los alimentos, sino de saber conservarlos para que mantengan sus nutrientes aún días después de comprarlos.

Si usted es de las personas que al introducir alimentos en la nevera los ubica donde quepan, está cometiendo un error que tal vez más adelante se manifieste en su salud, destaca la revista dedicada a éste ramo Coomeva.

La nutricionista Magnolia Escobar, magíster en salud pública, recomienda distribuirlos de la siguiente manera:

En la parte más alta del refrigerador se concentra la temperatura más fría, cercana a los 2ºC. Allí deben ir los productos más perecibles, como las carnes y los pescados. Se sugiere que estos estén sobre un recipiente, de forma que si cae sangre no lo haga sobre otros alimentos como vegetales o lácteos. Esto se conoce como contaminación cruzada. En la parte central la temperatura sube a unos 4ºC. Allí se almacenan los quesos, yogures y embutidos (jamones, salchichas, salchichón). También es lugar para comidas que haya sobrado de cualquiera de las comidas del día, la cual se recomienda guardar en recipientes herméticos y no dejarlos expuestos. En la parte de abajo suelen haber gavetas para poner allí las verduras y las frutas, que se deben lavar antes de almacenarlas. Nunca guarde carne allí. En la puerta de la nevera pueden ir las bebidas como la leche o las gaseosas, la mantequilla y las salsas (mayonesa, tomate, mostaza). En el congelador sí se vale mezclar todo lo que quiera, pero hacerlo con orden. Carnes con carnes, arepas con arepas, y así.

Otras recomendaciones son:

Nunca guardar productos calientes. Dejarlos enfriar al menos durante media hora. Alojar en lo más profundo de la nevera aquellos alimentos que se venzan más tarde, de manera que los que tengan fecha más próxima sean los que estén más a la mano. Hay alimentos que no necesariamente requieren nevera, como los tomates, las cebollas y en general las frutas. Tampoco el ajo ni las papas.