Constituyente prepara guillotina contra los opositores

El Gobierno podría comenzar a afilar su guillotina política en contra de los principales líderes de la oposición venezolana, luego que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) allanara la inmunidad parlamentaria al diputado a la Asamblea Nacional (AN) Freddy Guevara y autorizara al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que abra un juicio en su contra.

El oficialismo, al parecer, se salió de sus casillas, cuando el pasado 30 de octubre Freddy Guevara, Voluntad Popular (VP), Julio Borges, Primero Justicia (PJ), Henry Ramos Allup, Acción Democrática (AD), Andrés Velásquez (Causa R) y Antonio Ledezma, Alianza Bravo Pueblo (ABP), anunciaron que sus partidos no participarían en las elecciones de alcaldes previstas para el 10 de diciembre de 2017.

El presidente Nicolás Maduro alertó, un día después, en cadena nacional, que “aquellos que quieran sabotear el proceso comicial y la campaña electoral serán sancionados severamente con medidas draconianas”.

Recordó que “desde Washington” se empezaron a escuchar rumores de que en Venezuela se “oponían” a las elecciones municipales.

“De ahí pasaron a los hechos porque, desde el lunes (30 de octubre), varios partidos políticos anunciaron que se retiraban del proceso electoral para, supuestamente, llamar a la abstención”, indicó.

El presidente Maduro, en su alocución, seguidamente pidió al Consejo Nacional Electoral (CNE) y a la Asamblea Constituyente que tomaran “medidas draconianas contra aquellos que busquen sabotear los comicios, que pudiera implicar la inhabilitación de tarjetas de los partidos que se han ausentado de la elección”.

Para el analista político Gabriel Reyes, “la aplicación de esta justicia no se debe a presuntos delitos cometidos en el pasado, como algunos medios han señalado, se trata de una persecución de carácter preventivo, de carácter prospectivo, en función del enrarecimiento del clima político, para de alguna forma tratar de perseguir a quienes consideran son los focos de estos disturbios”.

Según Reyes, las medidas en contra del diputado Freddy Guevara “son un caso más de estrangulamiento al disenso político, digo más, porque no será el primero ni será el último”.

María Alexandra Semprún, politóloga y profesora universitaria, considera que cualquier diputado que alce su voz o ejecute acciones que vayan en contra de la voluntad “o en contra de los deseos de quienes quieren mantenerse en el poder, estará sujeto a que se le allane la inmunidad parlamentaria”.

Cree que están en la mira de los oficialistas “las cabezas más visibles, a quienes veamos con mayor centimetraje contradiciendo al Ejecutivo y a la ANC”. Asegura que esos serán los despojados de su inmunidad y quienes abultarán las listas de peticiones de asilo político en el mundo”.

Al próximo que le caerá la guillotina, según Semprún y Reyes, será a Julio Borges, presidente de la AN.