UFC vive su mejor año sin Ronda Rousey ni Conor McGregor

El presidente de la UFC Dana White, aseguró que el 2017 ha sido el mejor año en la historia de la compañía de Artes Marciales Mixtas, a pesar de no haber contado con sus dos figuras más mediáticas, Ronda RouseyConor McGregor.

Es innegable el aporte que realizó Ronda Rousey colocando a la organización en el mapa de miles de espectadores, quienes se deleitaron con sus grandes hazañas y con las polémicas que generaba, lo que permitió que un deporte muy poco seguido llegara a los hogares de miles de personas.

Después llegó la fiebre McGregor, el fanfarrón que derrotó a todos sus rivales y logró ganar dos títulos al mismo tiempo, colocando como guinda al pastel de sus hazañas la pelea mediática del siglo en contra de Mayweather.

Lea también: Venezuela busca 100 preseas de oro en los Juegos Bolivarianos

Lo cierto es que con el retiro de Rousey y los compromisos de McGregor, White tuvo que sacar la compañía adelante, consiguiendo resultados muy alentadores.

Los números del UFC 217 respaldan las palabras del dirigente. “Hemos superado a McGregor vs. Mayweather. Les dije que este evento haría un millón de ventas de PPV. Me equivoqué. Ha hecho más de un millón. Ahora no tengo las cifras exactas pero parece que lo hemos conseguido. Fue uno de los mejores eventos de la historia, sino el mejor. Hay personas diciendo que hemos tenido un mal año. Este es el mejor año en la historia de la compañía” aseguró.

“Ronda Rousey no peleó. Conor McGregor no peleó. Jon Jones lo hizo una vez. Y aún así el mejor año de la historia” informó con satisfacción Dana White, después del evento en el que se consagraron tres nuevos campeones: Rose Namajunas, T.J. Dillashaw y el más sorprendente de la noche Georges St-Pierre, quien derrotó en un regreso triunfal a Michael Bisping.

Fuente: MMA.UNO

The post UFC vive su mejor año sin Ronda Rousey ni Conor McGregor appeared first on El Nuevo País.

deportes, conor mcgregor, dana white, georges st-pierre, mayweather, mma, ronda rousey, ufc

Fuente: EL NUEVO PAÍS